Crecer y crear

Todos tenemos la capacidad de ser creativos y esa característica innata del ser humano puede aplicarse a innumerables facetas de la vida. De hecho, podemos conseguir que cada acto de nuestra vida sea creativo en sí mismo, si así lo sentimos. Cada uno de nosotros dispone de un talento, lo sepamos o no. En algunas culturas africanas, se aprende que todas las personas tienen un don para ofrecer al mundo y que es responsabilidad de cada uno descubrir cuál es esa habilidad, esa sabiduría.

MuSiC___by_Smiley_sweety

Gracias al desarrollo de nuestra creatividad y, a través de ella, llegamos también a conocernos mejor, a entender nuestro momento vital y a explorar lo que nos limita y lo que nos potencia. Esta toma de conciencia puede ser un paso de gigante para descubrir lo que somos realmente capaces de llegar a crear. Podemos crear creciendo y crecer creando. Y para ayudarnos, tenemos los cuentos, la imaginación, el juego, los sueños, la magia, la risa, el amor por lo que hacemos y la confianza en lo que queremos.

Tal y como dice el experto en creatividad, Ken Robinson, la creatividad se aprende como se aprende a leer. Sin duda, el ser creativo se cultiva y es una de las opciones de vida que más satisfacciones puede otorgarnos.